martes, 22 de mayo de 2012

Ropa Íntima de Leonisa

Si estás buscando los últimos estilos en ropa interior de moda o quieres sorprender a alguien especial con ropa íntima sexy y atractiva, has llegado al lugar correcto. 


Escoge entre brassieres clásicos o de realce, pantys, fajas, pijamas, trajes de baño, ropa interior para hombre y más.

¿Por qué Leonisa? Estamos orgullosos de nuestra marca. Desde 1956 Leonisa ha creado soluciones innovadoras y de alto diseño que fortalecen y divulgan la belleza íntima de la mujer. Leonisa comprende el cuerpo de la mujer y su figura, sus deseos más íntimos, sentimientos y pasiones. De esta manera somos capaces de ofrecer productos con alta tecnología, valor agregado y el mejor servicio al cliente.

Nuestra excelente calidad y avanzada tecnología en textiles respaldan nuestra política de 100% satisfacción garantizada y 60 días de fácil devolución. Usamos materiales de la más alta calidad para fabricar ropa interior exclusiva y cómoda.

Leonisa ha ganado reconocimiento internacional y premios en desfiles de moda como Le Salon International de la Lingerie (Paris, France), Lyon Mode City (Lyon, France), Fashion Week México (Ciudad de México, México), Curve Expo (New York y Las Vegas), entre otros.

Hoy Leonisa es la marca número1 en ventas y la más reconocida en Latino América, y ha crecido como uno de los mejores proveedores de ropa interior por Internet. Con la experiencia y presencia directa en 19 países y mundialmente a través de nuestra página Web, han sido capaces de llegar a las mujeres de todo el mundo y explorar sus necesidades y gustos.

miércoles, 9 de mayo de 2012

Los Cambios de Leonisa


Joaquín Urrea se Quedó con Leonisa

En lo que puede considerarse como un "divorcio civilizado", las dos familias accionistas de Confecciones Leonisa -Urrea Arbeláez y Urrea Jiménez- lograron un acuerdo este fin de semana en Panamá, que le permitirá a la primera quedarse con el 100 por ciento del capital de la tradicional empresa antioqueña.

Aunque el negocio está cobijado por un acuerdo de confidencialidad que firmaron tanto los accionistas como sus apoderados y amigables componedores, ayer se conoció que don Joaquín Urrea Urrea fue quien presentó la mejor oferta por el 50 por ciento restante de las acciones, que estaba en poder de la familia Urrea Jiménez -Miriam, Margarita y Ana Patricia- descendientes del otro fundador de Leonisa, Julio Ernesto Urrea, fallecido en Medellín en septiembre de 2003.

Las Partes sí Pujaron

El superintendente de Sociedades, Rodolfo Daníes Lacouture, quien fue mediador entre las partes, confirmó los resultados del martillo y dijo que sí hubo posibilidad de pujar para quedarse con la empresa. No obstante, otras fuentes dijeron que las ofertas se presentaron en sobre cerrado, sin posibilidad de aumentar la oferta.

La operación se hizo siguiendo el acuerdo firmado el 11 de noviembre de 2004 a instancias de la Superintendencia de Sociedades, en el cual se comprometieron a formular "una oferta recíproca irrevocable" de venta de sus acciones, por el sistema de subasta privada. Quien presentara la mejor oferta se quedaba con el 50 por ciento restante de las acciones.

Según Daníes, las acciones de cada uno de los grupos fueron puestas previamente en manos de una fiducia -en Fiducolombia- con el compromiso de consignar una suma determinada como anticipo y garantía de su participación en el martillo. "Se le entregaron físicamente las acciones a la sociedad fiduciaria, que recibiría del operador del martillo las instrucciones sobre el traspaso de las acciones, en este caso, a la familia Urrea Arbeláez".
El superintendente afirmó que "se logró proteger a una empresa muy importante como Leonisa... Todo nuestro esfuerzo se centró en que se recuperara la confianza en la empresa por parte de los dos grupos de accionistas para mantenerla funcionando, como gracias a Dios lo logramos".

Discordia por Dividendos

De esta forma, las dos familias le pusieron fin a una larga disputa originada en las diferencias por el manejo de la compañía. Éstas se agudizaron en la asamblea del año pasado, cuando los Urrea Jiménez se opusieron al reparto de las utilidades de la empresa que, en su opinión, debían capitalizarse para apalancar el crecimiento futuro y la apertura de negocios en otros países, entre ellos, en Estados Unidos.

Mientras los Urrea Arbeláez buscaban el reparto de las ganancias, incluso, de las utilidades acumuladas como soporte para nuevas inversiones, los Urrea Jiménez se oponían. Pero en una asamblea realizada el 5 de mayo de 2004, a la que llegaron un poco tarde, se encontraron con que su contraparte ya había elegido nueva junta y decidido el reparto de las utilidades, decisión que fue demandada ante la Superintendencia de Sociedades.

La creación de una filial en Estados Unidos, para hacerle frente a los retos del Tratado de Libre Comercio, es uno de los proyectos más ambiciosos de Leonisa, que le permitiría aumentar el índice de las exportaciones, del 35 al 55 por ciento de las ventas totales.

Vienen los Cambios

Una fuente cercana a las dos familias también confirmó los términos del acuerdo logrado y dijo, sin ofrecer más detalles, que don Joaquín Urrea y sus 11 hijos quedaron como dueños absolutos de la compañía.

Aunque oficialmente no trascendió el monto del negocio, se menciona la cifra de 120 millones de dólares. Eso es lo que se estima que se pagó por el 50 por ciento de lo que valdrían la marca, el "good will", el mercado y demás activos de la empresa, que tiene un bien ganado prestigio como líder nacional y como pionera en la conquista de los mercados internacionales en la línea de corsetería.

"Ninguna de las dos partes tenía para comprarle a la otra", señaló la fuente. De hecho, se informó que la familia Urrea Arbeláez se presentó a la subasta con el apoyo de una firma de banca de inversión, lo que no descarta la posible participación y aporte de terceros inversionistas, mientras que los Urrea Jiménez tenían el respaldo de créditos bancarios.


Otras fuentes dijeron que es muy posible que se presenten cambios en la dirección de la empresa: unos saldrían por el desarrollo mismo del negocio, como sería el caso de Ana Patricia Urrea, gerente de Investigación y Diseño, quien forma parte de la familia vendedora. También se menciona un eventual retiro de su presidente, Oscar Echeverri Restrepo, quien estaría más cercano a los vendedores que a los compradores, y porque ya estaría pensando en su jubilación. Además, había ofrecido su renuncia si era necesaria para que las dos familias lograran un acuerdo. Echeverri Restrepo fue designado para esa posición el 8 de mayo de 1998.

Una Historia Dividida

Leonisa se creó en Medellín el 20 de noviembre de 1956 como "Jiménez Aristizábal & Cía. Confecciones Leonisa", pero cambió varias veces su razón social (Jiménez Arbeláez & Cía. y J. Urrea & Cía.) y, finalmente, desde diciembre de 1982, se conoce como Confecciones Leonisa.

Esta compañía ha absorbido a varias empresas, entre ellas, a Leonisa Internacional, Compañía de Elásticos y J. Urrea y Cía. Novedades de Colombia, negocios que fueron producto de la visión empresarial de los dos patriarcas -Joaquín y Julio Urrea Urrea-, quienes iniciaron la actividad comercial con los almacenes Volga, en Armenia.

Esta división de las familias dueñas de Leonisa no es la primera: antes, hace unos 33 años, otros dos hermanos Urrea -Luis y Marcos- se retiraron, también por diferencias con los demás socios, y crearon a Confecciones Lumar. Paradójicamente, Lumar fue absorbida por Leonisa -tras la muerte de Luis Urrea-, y conserva el nombre como marca para sus líneas de consumo popular. El socio de Lumar, Marcos Urrea -también fallecido, fundó otra empresa corsetera: Adán y Eva Internacional, que actualmente es administrada por sus hijos.

Leonisa Hoy